Nuestras maderas

Heredamos maderas que almacenamos desde los años 50.

En la construcción de nuestros instrumentos hechos a mano utilizamos maderas que han tenido un secado natural, ya que esto le aporta estabilidad ante los cambios de humedad y una cristalización de sus resinas necesaria para una mayor calidad de sonido. A medida que las vamos consumiendo las vamos reponiendo para propiciar esta forma de secado. El tiempo de secado natural depende mucho del grosor de la pieza, de la densidad de la madera, por lo que es recomendable dejar al menos 10 años de curación.

Por otro lado, la madera que tenemos está correctamente cortada por la verticalidad de los crecimientos, método ideal para el instrumento.

CEDRO ROJO
(Thuja Plicata)

Fue la madera que José Ramírez III descubrió fruto de la casualidad en los años 60. En un momento en que tuvo problemas para encontrar cedro de Centroamérica (CEDRELA ODORATA), que es la madera que utilizamos tradicionalmente para los mangos, mandó a uno de sus oficiales a un almacén de maderas para comprar. Este volvió asegurando que ofertaban cedro y por eso José le pidió que le trajera una muestra. Cuando la tuvo en sus manos quedó perplejo, evidentemente no era la madera que esperaba, pero le parecían sus características interesantes y quiso hacer una prueba. Juntó dos piezas que preparó para una tapa y las dejó secar toda la noche sobre una plancha metálica. Al día siguiente toda la superficie estaba completamente plana, cosa que no ocurre con otras maderas.

En esta madera se busca lo mismo que en las maderas centroeuropeas empleada para tapas de guitarras, violín, etc, donde tiene más calidad cuanto más marcadas, homogéneas y rectas están las líneas de crecimiento, sin estar demasiado juntas, ni demasiado separadas entre ellas. Con ello se pretende lograr fuerza en las vibraciones longitudinales.

El cedro rojo es una madera estable y firme que aporta un sonido cálido y profundo, que evolucionará con el tiempo, aunque desde el principio emitirá un sonido muy cercano a su total evolución, muy al contrario que el abeto que necesitará más tiempo para desarrollarse. Tiene una densidad aproximada entre 350 y 400 kg/m3. Su denominación popular lleva a confusión, ya que no es un tipo de cedro. Se trata de una conífera de hoja perenne (gimnosperma) que no se asemeja al aspecto de los cedros, ya que no es ni Cedrella Odorata, ni Cedrus SP, Cedrus Libani, Cedrus Deodara o Cedrud Atlántica. Es muy parecido al llamado abeto alemán (PICEA ABIES).

ABETO
(Picea Abies)

Es la madera que se ha utilizado históricamente en las tapas de los instrumentos desde tiempo inmemorial. Tiene una densidad aproximada de 450 Kg/m3. Se trata de una Conífera de la familia de las Pináceas.

Aporta al instrumento un sonido directo y cristalino, también dulce, pero más brillante que el del cedro. La guitarra recién construida con este material no dará el sonido definitivo, se tendrá que trabajar para conseguir el resultado ideal. Es necesario indicar que cada guitarra, da igual la madera con la que esté construida, adaptará su sonido a la manera de tocar del guitarrista, como una pluma se adapta a la mano de un escritor.

También en ella buscan vetas rectas e uniformes, sin demasiada separación entre ella, ideales paras las vibraciones longitudinales.

PALOSANTO DE INDIA
(Dalbergia Latifolia)

Tiene una densidad aproximada entre 870 y 900 Kg/m3. Es la más sobria de las Dalbergias, pero es mucho más resistente a los cambios de humedad, cosa que no la exime del cuidado adecuado del instrumento. Su grano es recto sin apenas dibujo. Nosotros seleccionamos las mallas más regulares por su estabilidad y cualidad de sonido.

Tenemos madera de este tipo almacenada desde hace 70 años. La calidad de nuestro palosanto de India es superior con una cristalización más que adecuada para conseguir un sonido potente y equilibrado.

PALOSANTO DE BRASIL
(Dalbergia Nigra)

También llamada Jacaranda de Brasil, palosanto de Río o Jacaranda de Bahía. Es la más bella de todas las Dalbergias y por ello ha sido terriblemente maltratada y explotada, por lo que se prohibió su tala y se regularizó la utilización de la madera ya cortada a partir del año 1995. Actualmente no se puede conseguir legalmente, a menos que tengas un stock anterior. Nosotros tenemos la suerte de conservar en nuestro almacén esta madera con 70 años de curación natural que le aportan gran calidad sonora gracias a su cristalización.

También de todas las Dalbergias es la más cristalina y quebradiza, por lo que hay que tener mucho cuidado con su mantenimiento y con los cambios de humedad.

PALOSANTO DE MADAGASCAR
(Dalbergia Baroni)

Esta madera la empezamos a utilizar a partir de la prohibición del palosanto de Brasil en el año 2000 por su dibujo y su belleza. En la actualidad la tala y exportación de esta madera también se ha regulado su exportación y es difícil de conseguir, por fortuna tenemos una gran cantidad secándose naturalmente desde hace aproximadamente 20 años.

Se trata de una madera de color marrón con mallas más oscuras y tiene una densidad de 920 Kg/m3.

PALOSANTO DE AMAZONAS
(Dalbergia Spruceana)

Es una madera de color marrón oscuro y tonalidades rojizas o moradas con una densidad aproximada de 1.100 Kg/m3. Es similar al palosanto de India, aunque mucho más pesada. Las cualidades de sonido permiten conseguir un instrumento con un sonido estable, profundo y compensado.

COCOBOLO
(Dalbergia Retusa)

Es la más clara de las dalbergias, de color rojizo adornada de dibujos negros más oscuros que le proporcionan gran belleza. Tiene buena resistencia a las rajas provocadas por los cambios de humedad y por el tiempo. Su densidad aproximada se encuentra entre 990 y 1250 Kg/m3. Tiene la particularidad de al ser serrada se oxida y coge un tono anaranjado.

Con ella conseguimos guitarras con un sonido que tiene mucho cuerpo y graves potentes.

CIPRÉS
(Cupressus Sempervirens)

Tiene una densidad aproximada de 400-600 Kg/m3. Es una madera muy ligera con un color amarillo claro y su veta es recta. Es muy agradable de trabajar y tiene un olor muy particular. Es muy estable con los cambios de humedad, aunque eso no quiere decir que no necesite cuidado el instrumento que está realizado con esta madera.

Se suele usar para las llamadas Flamencas Blancas con un sonido más brillante y ronco que las guitarras llamadas Flamencas Negras (con palosanto de India en los aros y en el suelo). Esta madera la utilizamos para los dobles aros (siempre con madera maciza) de nuestras guitarras Tradicionales (que erróneamente se conocen como 1A, que no quiere decir otra cosa que guitarra de primera calidad, como el resto de nuestras guitarras artesanales que no son 2ª: modelos Sencillo y Preludio).

ARCE
(Acer Pseudoplatanus)

Es una madera blanca que tiene una densidad aproximada de entre 610 y 680 Kg/m3. Es una madera muy apreciada por los rizos que la caracterizan y que pueden estar más o menos marcados. Existen dos tipos de arce que nosotros utilizamos el flameado (Acer pseudoplatanus) y el de ojo de perdiz (Acer saccharum Marsh. Con una densidad aproximada de 630/700 kg/m3).

Nosotros empleamos esta madera para nuestro modelo histórico Guitarra de Tablao (copia de 1913), aunque bajo encargo se podría añadir en otros modelos. Con esta madera conseguimos matices en el sonido que le aportan brillantez, profundad y una impresión un poco metálica. Se empleaba fundamentalmente en guitarras antiguas, principalmente flamencas. En la actualidad se ha ido recuperando en la construcción de guitarras.

CEDRO AMERICANO
(Cedrela Odorata)

Se conocía tradicionalmente como cedro de Honduras. Es la madera que utilizamos para los mangos y tiene una densidad aproximada de entre 450 a 600 Kg/m3. Tiene un color marrón claro y un peso adecuado para que esa parte de la guitarra no sea demasiado pesada, además de una gran estabilidad.

ÉBANO
(Diospyros crassiflora Hiern.)

El ébano es una madera muy densa, rígida y estable, cuando ha tenido un secado natural, que utilizamos para los diapasones. Tiene mucha resistencia al desgaste. Su color es negro, aunque puede tener manchas claras. Normalmente seleccionamos la madera más negra para nuestras guitarras de primera (1A) y la madera con vetas blancas para nuestras guitarras de segunda (2A). Su densidad es de aproximadamente entre 1000 y 1275 Kg/m3.

Por tradición se suele usar esta madera en los diapasones de las guitarras de más calidad, siendo el palosanto el utilizado en guitarras más económicas. Muchos fabricantes tintan el ébano o el palosanto para conseguir la aparecía de un ébano oscuro en la guitarra española (clásica y flamenca).

madera
madera
madera