Artesanos desde 1870

Nov 12, 2020

Entrada tienda

Dame un LA y observa como desde un punto central se van dibujando las ondas en el agua hasta alcanzar la altura en la que nos encontramos mi tía Amalia, mi hermano Enrique y yo. Así es como empezó todo, desde el primer José, desde el momento en el que se tomó la decisión de continuar.
 
Ya son 130 anillos los que forman el interior de un tronco que arraigó hace cinco generaciones. Este árbol desconoce la languidez mortecina y bella del otoño, y el desnudo del invierno, y ha perdido la memoria de lo que se supone que es consumirse. Cada vez más grande, balcón florido de un presente que no hace más que amar lo que guarda entre sus manos. Con ellas abiertas dejamos caer , como granos de un reloj de arena que no comprende la mécanica del tiempo, diferentes rostros y un mismo objetivo: darle trono a esa guitarra que grita para que el olvido se olvide de ella.